El rey Baltasar, en el pesebre tras ser robado