Un robo con mucho ritmo