El secreto de la Coca-Cola, de mudanza