Twitter se muere de miedo con este selfie macabro