Los selfis suicidas, una moda que gana altura con Angela Nikolau