La seta más grande del mundo: pesa 68,8 kilos y se encuentra en León