Unas siamesas dominicanas, separadas con éxito en EEUU