El sobrepeso de un gato le juega una mala pasada con una silla de mimbre