Dos empresarios alemanes crean un teléfono para que grites e insultes a tu antojo