Los zombies más terroríficos toman las calles de la localidad barcelonesa de Sitges