Con 7 años y las piernas amputadas, Daisy-May es todo un ejemplo de superación