Florentino Fernández y Pepe Ribagorda, cocinar con la sonrisa puesta