Miguel Poveda, un artista hasta en los fogones