Desprendimiento en los acantilados de Dóver: en los últimos años su ritmo de erosión se ha multiplicado