El diagnóstico del asesino de Pioz: “Un psicópata, mentiroso patológico”