Un doblete de Soldado sentencia a un Málaga poco efectivo