La Banca estima sus necesidades de capital en unos 40.000 millones