Los grandes inversores hunden a Bankia y perjudican a los pequeños accionistas