Acreedores de Martinsa tienen hasta enero de 2011 para votar el plan de pagos