El capitán del AirAsia abandonó su puesto antes de que el copiloto perdiese el control