Alivio en Europa tras el veredicto de l tribunal alemán sobre el MEDE