Ambas cámaras del Congreso de EEUU aprueban un presupuesto de 3,5 billones