Amnistía fiscal: “menos es nada”