Unas 510.000 familias perderán su casa entre 2012 y 2015 por ejecuciones hipotecarias