Ampliar horarios comerciales convertiría en un desierto las ciudades, según la CEC