Analistas calculan que las ventas de vehículos en EE.UU. cayeron un 40% en marzo