ArcelorMittal admite que las bajas podrían ser más de 9.000 pero ninguna forzada