Asia tira del carro de la recuperación mundial