El BCE eleva los tipos un 0,25 por ciento y deja abierta la opción de nuevas subidas