La campaña del BCE del nuevo billete de 10 euros se estrella en Twitter