El BCE considera que las agencias de calificación amplifican la crisis