El BCE mantendrá tipos en el 0,75%, dada la poca eficacia de una rebaja ante las tensiones creadas por Chipre