El BCE redujo notablemente la compra de deuda la semana pasada