El BCE llama a la prudencia y evita cantar victoria sobre la crisis