El BCE recorta los tipos un cuarto de punto hasta el mínimo histórico del 1,25%