Los países del BRICS insisten en la reforma de la ONU y de las instituciones financieras