Baja al 16% el número de empresas españolas que se plantea una fusión o una adquisición