El Banco de Dinamarca redobla en febrero su defensa del anclaje entre la corona y el euro