El Banco de España lamenta que Irlanda haya empañado las pruebas de solvencia