El Banco de España prevé un ajuste del 30 por ciento del precio de la vivienda hasta 2013