El Banco de España propone que cada autonomía recaude en función de su gasto