El Banco de España avisa de que las necesidades de reestructuración financiera se han incrementado