El Banco de España prevé una recesión peor y más duradera, que el Gobierno admite