El Banco de España cree que la receta contra los mercados es la transparencia