El Banco Mundial alerta de la amenaza que supone la zona euro para la economía global