El Banco Mundial pronostica un crecimiento del 4 por ciento para 2011 y 2012 en Latinoamérica