El Banco de España constata una mejoría en el segundo trimestre