Bank of America prepara una estrategia ante una posible filtración de WikiLeaks