Bruselas le ha recortado un traje a las cajas nacionalizadas muy entallado