Bankinter cerró 2010 con una morosidad inmobiliaria del 11,8 por ciento